La Abadía de Chimay

Durante el verano de 1850, un pequeño grupo de monjes se instaló en la meseta salvaje de Scourmont, cerca de Chimay. Alrededor del monasterio, se construyeron una granja, una cervecería y una fábrica de queso. En 1862 los monjes de la abadía de Chimay empezaron a elaborar una cerveza según las leyes monásticas, de tal manera que toda la levadura esta purificada por el Padre Theódore y el agua es el agua que corre por debajo de la abadia.

Chimay es una auténtica cerveza trapense. Eso significa que se elabora dentro de los muros de un monasterio trapense, bajo el control y la responsabilidad de la comunidad de monjes, cuya ganancia se destina al servicio social.

Toma una botella de Chimay y destápala. Aspírala. La cerveza ya libera su sutil aroma. Luego, vierte lentamente el líquido en un vaso de cerveza. Color cobre, espuma cremosa, ligero olor a melocotón de la fermentación y gusto fresco con un leve toque de amargura. Cierra los ojos y disfrútala.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s